Rótulos con fundido a negro

Hace tiempo que vengo observando un creciente número de rótulos estropeados, como quemados, ilegibles totalmente por estar oscurecidos o totalmente negros. ¿Será debido a una deficiente calidad de los materiales? ¿Tendrá que ver con algún tipo de hongo provocado por la humedad? ¿La tan denunciada obsolescencia programada? ¿Cuál es la causa?

Observando que esta circunstancia se da en los rótulos de vinilo, y siendo un profano en esa modalidad de rotulación y sus materiales, opté por preguntar a mi amigo Alfonso Rincón, profesional experto en estas lides que viene desarrollando su magnífico trabajo desde hace décadas en su empresa de vinilos y fotomurales en Las Palmas de Gran Canaria.

La patética y simple respuesta de Alfonso: “Hay mucho incompetente por ahí“.

Estos rótulos de vinilo se queman en un par de años por no haber sido debidamente protegidos con una lámina protectora contra los rayos ultra-violeta. Están quemados por el sol, tan simple como eso. ¿Motivo? Puede que por ahorrarse unos euros y ofrecer un precio más bajo que la competencia, puede que por ignorancia, incluso por desidia. Parece claro que, como dice Alfonso, por incompetencia.

Tan solo hay tres años de diferencia entre estas dos imágenes.


A pesar de que me dedico a rotular de manera tradicional (a mano, con pincel) y de que reivindico siempre que puedo esta modalidad artesana del oficio, no tengo nada contra el uso del vinilo en la rotulación. Afortunadamente hay una nueva generación de rotulistas que está tratando de recuperar un modo artesano de rotular al estilo de la vieja escuela, pero muchos de ellos han iniciado una especie de cruzada contra el vinilo, relacionándolo con lo mecánico, impersonal y falto de valor artístico. No comparto esa visión. Lo cierto es que las nuevas tecnologías han permitido mucho intrusismo en el mundo de la rotulación, propiciando que personas con poca o ninguna formación en diseño adquieran un programa informático y un plotter de corte y se atrevan a confeccionar rótulos como si de churros se tratara. Pero un profesional siempre procurará realizar su trabajo con efectividad, independientemente de las herramientas y materiales a su alcance. El arte y el valor estético siempre lo pondrá la persona, no los medios.

Cualquier rótulo, no importa si está hecho con vinilo, plástico o pintado con pigmentos, debe permanecer en buenas condiciones un razonable periodo de tiempo que, dependiendo de los materiales usados y de las condiciones ambientales, no debería ser inferior a unos 8 / 10 años. Todavía ofrecen muy buen aspecto rótulos hechos a mano hace más de un siglo, especialmente los realizados en pan de oro y cristal; también los confeccionados en metacrilato y vinilo pueden durar décadas, siempre que se hayan escogido materiales de calidad y utilizado las técnicas adecuadas.


Ya saben. Asegúrense de que su rotulista de cabecera les garantice la integridad de su rótulo por un mínimo y razonable periodo de tiempo. Si no es así, apaga, funde a negro y vámonos. A otro rotulista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s