La fallida rotulación de los primeros ‘coches de hora’

La bonita tipografía que aparece en esta imagen fue impecablemente rotulada sobre los primeros coches de hora (servicio de ómnibus para el transporte de pasajeros) que circularon por Gran Canaria a principios del siglo XX. Me intriga mucho el hecho de que contuviese varias faltas de ortografía, lo que me lleva a calificarla como una rotulación fallida. Como comenté en mi entrada Soi rotulista, no basta con dominar la técnica para ser un buen profesional: el oficio requiere un impecable uso del lenguaje. Me extraña que nadie corrigiera al rotulista cuando estaba ejecutando su trabajo o cuando lo hubo terminado, y más aún que el cliente diera su visto bueno, especialmente con un error tan llamativo precisamente en el nombre de la isla (Gram por Gran).

La imagen completa, realizada por Enrique Ponce en 1913 y perteneciente al archivo de la FEDAC.

Agustín Domínguez, cura párroco de San Mateo, celebraba la misa cuando de pronto se oyó un ruido extraño, como un bramido, desde el exterior del templo parroquial. Los feligreses abandonaron precipitadamente la ceremonia y comprobaron incrédulos cómo un primigenio artefacto estacionaba a los pies de las ramblas de la iglesia con una docena de pasajeros intrépidos dentro de un habitáculo cerrado.

Así empieza el extenso y excelente artículo El primer ‘coche de hora’ llega a San Mateo, publicado el 31/03/2018 en el diario La Provincia por Pedro Socorro Santana, de recomendable lectura para quienes quieran saber más sobre la historia de la locomoción y el transporte de pasajeros en la isla.

Esta otra fotografía de la FEDAC, también del fotógrafo Enrique Ponce, supuestamente recoge ese momento histórico en San Mateo, aunque hay cierta discordancia en las fechas.

En él nos desvela que estos primeros vehículos fueron fabricados en Hamburgo por la mítica empresa Hispano Suiza tras una iniciativa pionera en el transporte de viajeros en la isla, como fue la creación de la Compañía de Automóviles de Gran Canaria entre Hispano Suiza, la sociedad alemana Frankfuster y Liebermann (establecida desde hacía unos años en la capital grancanaria) y la junta de accionistas explotadora del servicio.

Mi teoría es que los vehículos vinieron ya rotulados desde Alemania, seguramente por encargo del fabricante a un rotulista local, y que los errores fueron detectados cuando los vehículos ya estaban aquí. En aquella época la fotografía todavía estaba al alcance de muy pocos, por lo que resultaba imposible enseñar el resultado de la rotulación a un cliente a miles de kilómetros, antes de entregarle los vehículos.

Me gustaría averiguar a qué corresponden las iniciales SAG (o SAC) que pueden apenas verse en la rejilla del radiador. ¿Tendrán que ver con la compañía explotadora del servicio o con el fabricante del automóvil?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s