Soi rotulista

Como es obvio, para dedicarse con éxito a la profesión de rotulista hay que adquirir determinados conocimientos y desarrollar ciertas habilidades. Los conocimientos están relacionados con conceptos básicos en el diseño gráfico: composición, tipografía, teoría del color, etc. Las habilidades se adquieren con la práctica de las correspondientes técnicas y el uso de las herramientas adecuadas. De entre todas ellas hay una fundamental: el correcto uso del lenguaje. Es imprescindible que, como comunicadores, los/as rotulistas manejen con soltura con la gramática, la sintaxis y la ortografía.

Arguineguín, Gran Canaria. Nefasto uso de la composición, las mayúsculas, la puntuación, la ortografía…

La irrupción de la tecnología en la década de los 80 del pasado siglo supuso una revolución en el sector. Hasta entonces, los rótulos eran confeccionados por pintores artesanos especializados que, además de dominar el pincel y otros instrumentos, debían lidiar con pigmentos, productos químicos y gran variedad de materiales y soportes. De repente, los rótulos podían confeccionarse más rápidamente y a mejor precio. Muchos artesanos veteranos, incapaces de competir, abandonaron el negocio. Muchos otros se adaptaron, adquirieron ordenadores y dispositivos para el corte de vinilos o metacrilatos y continuaron haciendo magníficos trabajos con nuevos materiales y herramientas que les abrían todo un nuevo mundo de posibilidades.

Pero al mismo tiempo, la relativamente fácil confección de rótulos provocó un aumento del intrusismo en la profesión. Muchos emprendedores se consideraron capaces de establecer un negocio de rotulación con la simple adquisición de un ordenador, un software de diseño y un plotter. A partir de entonces, ya no es necesario adquirir tantas habilidades técnicas, lo cual es una ventaja si se poseen los necesarios conocimientos de diseño y un adecuado manejo del lenguaje, pero una fatalidad en caso de que se carezca de ellos, como muestran las imágenes que ilustran este artículo.

¿Haway? Sólo faltó incluir “Take Awai”. Calle La Naval, Las Palmas de Gran Canaria.
Playa de Las Canteras, Las Palmas de Gran Canaria, años 60.
Calle Uruguay, Las Palmas de Gran Canaria.
Temisas, Gran Canaria


Un rotulista, por encima de todo, debe cuidar que los mensajes que transmiten sus trabajos sean efectivos y de fácil comprensión. Ha de corregir al cliente si observa alguna carencia o defecto en su encargo y buscar asesoramiento en aquellos casos en que tenga dudas con la sintaxis u ortografía, especialmente si ha de rotular en otro idioma que no es el suyo.

Si necesita un rótulo efectivo y que mejore la imagen de su establecimiento, asegúrese de encargarlo a un profesional. No importa si está elaborado a mano, con vinilo o con cualquier otro material. No ponga en peligro su negocio dejando un elemento tan importante como el rótulo -su imagen- en manos de cualquier impostor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s