Dos botellas de vino en Viera y Clavijo

Como los azulejos esmaltados son resistentes y sus vivos colores perduran en el tiempo, los murales cerámicos proliferaron a finales del siglo XIX como soportes publicitarios, pasando a formar parte de la decoración urbana. En España y otros países europeos, como Reino Unido y Portugal, hubo un importante auge de la industria alfarera. En la península se localizó principalmente en Valencia, Cataluña y Andalucía.

Nada he podido averiguar acerca de este par de mosaicos de cerámica que adornan la fachada de Viera y Clavijo 23, en Las Palmas de GC. Podría aventurarse que fueron instalados en 1897, año de construcción de este inmueble del arquitecto Fernando Navarro, dado que están integrados en el revestimiento cerámico de parte de la fachada. Sabemos también que fueron encargados a la fábrica sevillana de azulejos Casa González, que grabó su firma en una de las baldosas.

Para más información sobre la Casa González, hacer click sobre la imagen.

Hay muchos otros murales cerámicos en todo el archipiélago, como los famosos mosaicos de Nitrato de Chile, los de la calle Castillo y los bancos de la plaza de los Patos en S/C de Tenerife, los del Paseo de Canarias en Firgas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s